Cultura & Sociedad

Published on | by CCPAR

0

Estimulación a la memoria

Carlos Javier Leguizamo

1. Mencione el nombre de uno de los muchos soldados que murió en el sur del Tolima o en el Huila tratando de desarmar una mina personal sembrada por la guerrilla.

2. Diga el nombre de una de los jóvenes asesinados por el ejército colombiano presentado como positivos en combate.

3. Enumere el número de hijos que quedaron en el desamparo cuando su padre condenado injustamente de guerrillero por paramilitares, le pasaron un machetazo por el cuello.

Tal vez las preguntas anteriores tienen un ingrediente de mofa por la forma en que se hacen, sin embargo la burla aplicada le da el mismo trato de parquedad que cuando son recibidos por el público a través de los noticieros o periódicos.

Esta es la historia de seres invisibles que no nos duelen, que hacen parte de un dato estadístico útil para las funerarias y empresas armamentistas. Cifras y números que se presentan con terror pero que no estimulan nada en nuestra consciencia. La costumbre a la muerte y al dolor ajeno es tan colombiano, como la indiferencia y la desarticulación de la razón, donde el dialogo se remplazo por la fuerza.

Tres muertos en combate titulan en el periódico. El desarrollo del artículo se sitúa en el éxito de la operación, los tres muertos (que seguramente soñaban, reían y les gustaba vivir) eran enemigos del establecimiento. Leído y siguiente noticia. Frente de la guerrilla causa muerte a dos soldados en caravana, un error militar es el causante de dicha circunstancia, eso y nada más. Bueno y las madres que han perdido sus hijos, los hijos que han perdido a sus padres, los hermanos y las hermanas, los sueños rotos, la ruptura de la vida que se enceguece por el plomo, todo se pierde en el absurdo de sostener un fusil y pertenecer a un bando. Ideología, economía, política, poder, todo lo humano sirve para deshumanizar la sociedad y cosificar la condición del ser, “vivir”.

La sociedad se fragmenta y no articula un mejor vivir para todos, ¿la imposibilidad de no sujetar las condiciones de nuestras vidas? ó ¿La indiferencia por el otro? Si es lo primero todo está por hacer, mas si es lo segundo, todo está perdido y la supuesta identidad que nos une, “la colombianidad”, debe desaparecer y dar paso a una estructura sin símbolos envolventes y sentimentalistas que no aportan lo mas mínimo para el futuro.

Tags: , , , , , , , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑